SEGURO DE VIDA

Este tipo de seguros están pensados para proteger a nuestros seres queridos en caso de nuestra muerte o invalidez.

Son una solución perfecta para preservar la estabilidad económica en el futuro sin sacrificar el presente

¿Por qué necesito un seguro de vida?

Lo fundamental es asegurar un capital suficiente para dejarlos bien cubiertos en caso de que un día faltemos.

Si estás pensando qué capital debes asegurar te haremos un estudio personalizado para adecuarlo a tus necesidades.  Además para el caso de que se cuente con un préstamo hipotecario u otras deudas se deben añadir tales cantidades a la suma asegurada.

Respecto a los beneficiarios a designar lo óptimo por motivos fiscales es designar a beneficiarios diferentes del tomador del seguro, para que de esta manera la indemnización quede gravada por el impuesto de sucesiones en lugar de por el IRFP.

Sin embargo para el caso de que exista una hipoteca recomendamos poner al banco o caja como primer beneficiario citando el número de préstamo hipotecario, de forma que en caso de que fallezcamos nuestros herederos hereden la vivienda libre de cargas y sin tener que pagar impuestos al tratarse del pago de una deuda. Si tienes dudas no dejes de consultarnos.

Entre las garantías asegurables encontramos:

Invalidez o incapacidad

La invalidez o incapacidad permanente absoluta que garantiza el cobro anticipado de la cantidad asegurada por parte del asegurado en el caso de que éste sufra una invalidez  que lo inhabilite para toda profesión u oficio.

La incapacidad permanente

La incapacidad permanente total que garantiza el cobro anticipado de la cantidad asegurada por parte del asegurado en el caso de que éste sufra una incapacidad permanente total que lo inhabilite para su profesión u oficio.

Fallecimiento o invalidez por accidente

Doble capital en caso fallecimiento o invalidez por accidente del asegurado y triple capital en caso de fallecimiento o invalidez por accidente de circulación del asegurado

Enfermedades graves

Consiste en el anticipo del capital asegurado en caso de que éste sufra una enfermedad grave como puede ser cáncer o un accidente cerebro-vascular.